Durante el proceso de cultivo, nos encontramos con muchos momentos de vital importancia para el éxito de nuestra cosecha de marihuana. Ha llegado el momento de cortar, e Instagram y demás redes sociales sufren una avalancha de fotos de espectaculares cogollos grandes y jugosos. Ahora, nos enfrentamos a la que tal vez será una de las fases más significativas de todas: el proceso de secado y curado de nuestra cosecha de marihuana.

Si no hacemos bien el secado y curado de nuestra cosecha de cannabis el resultado puede ser una cosecha entera de cogollos con aroma a heno o a ropa húmeda. Por el contrario, si secamos y curamos adecuadamente nuestra marihuana la recompensa será una cosecha de calidad suprema, con unos cogollos cuya fragancia poseerá el espectro de terpenos completo, propio de cada variedad. .

Uno de los mayores errores que puede cometer una persona que cultiva cannabis es precipitarse en el secado y curado de sus cogollos. Como cuenta el viejo dicho: “¡lo bueno se hace esperar!” No existe nada más frustrante para el consumidor final, que liarse su primer porro de una nueva cosecha y descubrir que la hierba está todavía verde. Esto es algo que ocurre a menudo con el cannabis comercial, y una de las múltiples desventajas de confiar en un camello cualquiera como fuente de suministro. Existen camellos sin escrúpulos que venden el cannabis húmedo ya que este pesa más que unos cogollos bien secos y curados.

drying

¿Cuánto tiempo necesita un buen secado y curado de cannabis?

Esto dependerá del método de manicurado que hayamos utilizado: manicurado en húmedo o manicurado en seco. Con la técnica de manicurado en húmedo aceleraremos el proceso ya que eliminaremos la mayor parte de masa foliar, que alberga mucha humedad. Por otro lado, si manicuramos en seco, colgaremos esas ramas para que sus cogollos se sequen, antes de manicurar. Por regla general, el proceso de secado suele durar al menos 5-6 días, y puede tardar hasta 14.

Es crucial que tus cogollos estén bien secos antes de pasar a la siguiente etapa: el proceso de curado. Si entran en esta etapa húmedos, lo mejor que puede pasar es que el aroma de tu hierba se vea afectado, lo peor, que el moho infecte tus cogollos. Las condiciones óptimas para el espacio de secado son: una adecuada ventilación, y una temperatura constante de 18-20 ºC (64-68 ºF) durante unos días para, seguidamente, bajarla un par de grados. Una buena manera de comprobar que tus cogollos de marihuana están listos para su curado y conservación es doblar una rama, si se rompe en vez de doblarse es que está lista para la siguiente fase.

Secado y curado de cannabis para unos cogollos de revista

El curado no tan solo mejorará su aroma, su sabor y hará ganar consistencia a tus cogollos, también posee un valor científico. Durante este estadio, gracias a un proceso apodado como biosíntesis,, los distintos compuestos del cannabis se mezclan entre ellos y algunos mutan, aumentando así su potencia. Curar tu hierba correctamente además de optimizar con creces su sabor y efecto, te permitirá conservarla por largo tiempo.

Esto es especialmente importante para quienes practican el autocultivo. Si secamos y curamos bien nuestra cosecha de cannabis, quienes cultivan en exterior (que cortan una vez al año, por ejemplo) podrán conservar sus cogollos hasta la siguiente cosecha, sin que su calidad se vea afectada de manera importante. Muchas cepas, curadas correctamente durante unos meses, mejorarán como lo hace un buen vino, consiguiendo un sabor y un efecto maduros (mucho más complejos y refinados, que esos cogollos frescos que pueden a veces incluso provocar mareos o algo de ansiedad al consumirlos).

¿Cuál es la mejor manera de secar tu cosecha de cannabis?

Como con todo en el cultivo de cannabis, cada cultivador tiene su propia técnica, corroborada por su propia experiencia. Un poco como sucede con el proceso de cultivo, el secado y curado de cannabis depende mucho de las circunstancias de cada cultivador y del espacio del que dispongamos. Secar la marihuana dentro de una tienda de campaña es la elección preferida por muchos cultivadores, colgando las ramas o colocando los cogollos en un secadero (con un extractor o ventilador, y alguna manera alternativa de calentar el espacio, como un calefactor para invernadero o una pequeña estufa doméstica con temporizador - preferiblemente con un termostato para mantener la temperatura estable). Algunos cultivadores continuarán el proceso introduciendo los cogollos secos en una caja de zapatos o una bolsa de papel, y colocándolas dentro de un armario con una temperatura agradable, antes de ponerlos a curar.

¿Cuál es el mejor método para curar tu cosecha de cannabis?

El mejor recipiente que puedes emplear, según nuestra experiencia en Paradise, es un bote o tarro de vidrio con cierre hermético. Cuando introducimos los cogollos en el tarro debemos asegurarnos de que no estén muy comprimidos, sino que haya espacio entre ellos para que corra el aire, además de que podamos manipularlos con comodidad. El tarro lo colocaremos en un lugar fresco y oscuro, y dejaremos que los cogollos reposen y empiece su curado.

Durante los primeros días, es importante permitir que los cogollos respiren, abriendo el bote durante unos minutos, incluso sacándolos del mismo si fuese necesario. Cuando los cogollos están cerrados herméticamente dentro de bote, la humedad interior sale hacia fuera y este procedimiento permitirá eliminar dicha humedad. En la primera semana, haremos esto una o dos veces al día; durante la segunda semana, una vez; y en la tercera, sólo ocasionalmente (comprueba la consistencia de los cogollos para juzgar si todavía es necesario). Una observación: si abres el tarro y huele a amoníaco, es que los cogollos tienen demasiada humedad y es aconsejable sacarlos del bote unos minutos para que esta se evapore.

Las ventajas de un secado y curado de cannabis riguroso

Si queremos conservar nuestra cosecha de marihuana por largo tiempo, la mantendremos en un lugar fresco y oscuro ¡nuestra “despensa de cannabis” particular! Es recomendable seleccionar una parte y guardarla en un tarro por separado para consumo diario/semanal, mejor que estar abriendo el bote grande múltiples veces (así dejaremos reposar los cogollos tranquilamente y evitaremos que entre humedad en el bote).

Sigue estos pasos para un buen secado y curado de tu cosecha de cannabis, aprecia el arte (y la importancia) de curar tu marihuana y recibirás una generosa recompensa. Y no olvides el mantra: ¡Lo bueno se hace esperar!