Este mes, nuestro escritor invitado es Steve Pilaff, un sociólogo de Inglaterra que ha estado estudiando los tabús asociados a debatir sobre el cannabis en nuestras sociedades.

Salir Del Armario Cannábico. Decir A Tus Niños Que Fumas Yerba - Paradise SeedsTengo un secreto. ¡Fumo cannabis!

Vivir con un secreto. Así es la vida para millones de usuarios de cannabis de todo el mundo. Esa cosa que haces, esa pasión por la yerba o el hachís, ese placer recreativo o esa necesidad medicinal... es algo que pasas la mayor parte de tu vida intentando esconder.

Cuando hablas con usuarios de cannabis, mayormente en UK pero también en otros países europeos donde el cannabis está fuera de la ley, te encuentras con una situación recurrente. Los usuarios están, constantemente, moderando sus conversaciones y ajustándose dependiendo de la compañía con quien estén. Pueden ser honestos sobre su hábito cannábico con alguna gente (otro usuarios en la mayor parte de los casos) pero tienen que esconderse de la mayoría.

¡Esto va a más cuanto más viejo te haces! Como un muy respetado abogado en sus cuarentas me dijo: “A veces, conoces a alguien digamos, en una fiesta, y sospechas que puede ser fumadora. Pasas toda la conversación buscando señales y bailando este pequeño y extraño baile social hasta que puedes estar seguro. ¡Y, entonces, os encontráis en el exterior, compartiendo un porro y conectados por ser parte de esta especie de club secreto!”

Esto no es algo que suceda con el alcohol. En UK, donde el beber es un problema, esta perfectamente aceptado hablar sobre quedarse “paralítico”. En la oficina, podemos hablar abiertamente sobre ponerse ciego el fin de semana y la gente asentirá con la cabeza, sonreirá y pensará que es perfectamente normal.

Hablando con tus hijos sobre cannabis

Salir Del Armario Cannábico. Decir A Tus Niños Que Fumas Yerba - Paradise Seeds Para muchos usuarios, un obstáculo importante es la “conversación familiar”. Para la generación del milenio (aquella nacida alrededor del cambio de siglo), esta es una conversación que tiene lugar (o muchas veces no) entre hijas, y padres y madres. Para la generación X e Y, esta es una conversación que tiene lugar (o no) entre padres y madres, e hijos.

“Siempre pensé que sería honesta con mis hijos en relación al cannabis”, asegura una madre que acaba de cumplir 39. “Pero es difícil tener la conversación, especialmente cuando la educación sobre drogas en la escuela está enquistada en la política de tolerancia zero.”

Un artículo reciente en Leafly incluye una discusión entre empleadas de la “fuente más grande de cannabis del mundo” sobre salir del armario cannábico con sus familias. Aparentemente, comparten las mismas realidades incómodas. Dice una: “Es difícil de hablar con criaturas, pienso. Porque tienes que elegir bien los términos que utilizas y presentar las cosas tan claras y factuales como sea posible. Sea lo que sea lo que les cuentes, lo repetirán, procesarán y pasarán a sus compañeros.”

Hablando con padres y madres consumidores, parece ser un miedo común el cómo tal conversación puede impactar en su criatura. Como me dijo un padre una vez: “Tuve la conversación con mi hijo de 12 años y se lo tomó realmente bien. Ningún problema entre nosotros. Pero, ahora, me siento culpable de que él tenga que cargar con ese secreto también en situaciones de su vida, como en la escuela, donde existe un conflicto de mensajes. Sin embargo, a largo plazo, pienso que hacer de ello una conversación abierta solo puede ser beneficioso; sobretodo cuando mi hijo alcance la tardía adolescencia hedonista.”

No existe bien ni mal. Desgraciadamente, pese a la perspectiva liberal de la mayoría de los usuarios de cannabis, la mayor parte de nosotros vive en un mundo estigmatizado con lo que respecta al cannabis. Esto dificulta tener una conversación sobre cannabis pero, en mi opinión, es una conversación necesaria.