Destino, Praga: la guía de Paradise Seeds para la Cannafest 2016Este mes tenemos nuestras maletas hechas y nos vamos a Praga para asistir a una de nuestras ferias favoritas. Del 11 al 13 de noviembre, estaremos presentes en Cannafest, que volverá a celebrarse en el impresionante edificio Prague Exhibition Grounds (Výstaviště Praha) en Holešovice.

Además de contar con un stand en la feria (Stand 23), nos emociona el hecho de que se proyecte nuestro documental sobre la tarea de la Fundación Daya en Suramérica: Medicina verde: la revolución chilena del cannabis medicinal. El documental es parte del programa cinematográfico de la feria y se proyectará en el Cannafest Cinema a las 15.56 del sábado 12 de noviembre.

Cannafest: una feria de calidad

Quizás tiene que ver con la majestuosidad del lugar, pero la feria checa tiene una vibra muy especial. Algunos de los que han visitado Cannafest desde sus inicios, hace 7 años, hablan de un elemento de “madurez” en el evento, que busca ampliar el conocimiento de la planta del cannabis y sus usos no recreativos. Las áreas de conferencias y de cine están particularmente llenas (hasta el punto de haber gente de pie en algunas conferencias).

Por supuesto, esta feria también sabe de diversión: con más de 250 expositores, diferentes áreas, atracciones de día y una selección de fiestas “after” con lo mejor del reggae, el drum’n’bass, el techno y el funk.

Destino, Praga: la guía de Paradise Seeds para la Cannafest 2016¿Es Praga una ciudad “cannabis friendly”?

A menudo se hace referencia a Praga como la “Ámsterdam del este”, con una reputación de tolerancia hacia el cannabis. No obstante, como con cada país y sus leyes cannábicas, todo canna-turista debe documentarse. Según el Periódico internacional sobre políticas de drogas (International Journal of Drug Policy), “Las políticas de drogas de la República Checa han sido consideradas modernas, pragmáticas, racionales y, a veces, demasiado liberales”, pero el visitante fumeta debe estar alerta de la discreción necesaria.

Si fumas abiertamente en la República Checa, la policía pude arrestarte. Según el Código Penal checo, si eres arrestado en posesión de cualquier cantidad “más mayor que pequeña” que no sea para uso personal (¡te tiene que gustar la ambigüedad de esta definición!) es un delito menor que conlleva una multa de hasta 15.000 CZK (500€ aprox.). A la práctica, “pequeña” se refiere a menos de 10 gramos, y cualquier cantidad más que eso se considera un delito penal.

Sin embargo, las vibras en Praga son cannabis friendly y la mejor manera de comprobar hasta qué punto lo son es hablar con un local (preferiblemente no con uno vestido con ropa acabada de salir de un libro de folklore). Si tu checo necesita mejorar, no te preocupes, el inglés está muy extendido. Sea como fuere, un pequeño consejo económico… los checos usan korunas, hecho que confunde muchísimo a aquellos visitantes acostumbrados al dólar, al euro o a la libra. Bien lo saben los vendedores locales cercanos a zonas turísticas, ¡así que ten cuidado con el cambio!

¡Bohemian Rhapsody: vibras bohemias originales de la capital!

Destino, Praga: la guía de Paradise Seeds para la Cannafest 2016Hecho histórico interesante número 306: la República Checa posee una rica historia en cuanto a tradición cultural e intelectual, y su capital, Praga, es la capital histórica de la bohemia. Antes del nacimiento de Czechoslovakia, al finalizar la Primera Guerra Mundial, los checos eran conocidos por el resto del mundo como bohemios.

Por supuesto, en épocas más recientes, el término “bohemio” se asocia con aquellas personas que escogen llevar vidas poco convencionales (a menudo en el mundo del arte), pero es una coincidencia. Este uso de la palabra bohemio proviene del siglo diecinueve en Francia cuando los artistas luchaban por sobrevivir en barrios pobres de ciudades francesas habitados por gitanos. A los gitanos se les conocía como Bohémien ya que se creía (erróneamente) que habían emigrado de Bohemia. ¡Nunca te acostarás sin saber una cosa más!

Independientemente de sus orígenes verdaderos, hay mucho que decir sobre las vibras creativas actuales en Praga: desde graffiti hasta exhibiciones de arte contemporáneo en galerías como Trafo Gallery y DOX Center for Contemporary Art pasando por clubs como el Roxy y el icónico Cross Club.