En el transcurso del último año ha tenido lugar un cambio significativo en el debate internacional sobre el cannabis. En diciembre, lo impensable se hizo realidad cuando los senadores del congreso uruguayo votaron a favor de la legalización del cultivo, posesión, venta y consumo del cannabis.

En Paradise Seeds, obviamente, celebramos esta decisión histórica ¡El presidente uruguayo, José Mujica, entró a formar parte de nuestro Hall of Fame!

Esta decisión histórica, junto con los cambios que han tenido lugar en E.E.U.U. (incluso el presidente americano ha dicho en una entrevista del New Yorker a principios de este año que la marihuana no es más perjudicial que el alcohol) han hecho que la atención se centrara de nuevo en Europa.

Por esta razón, a Paradise Seeds, junto con millones de usuarios de cannabis, nos gustaría saber: ¿Qué está pasando, Europa?

Una Europa, distintas leyes de cannabis.

En 1997, el Tratado de Ámsterdam condujo a la Unión Europea a un nivel nuevo de cooperación. En el fondo, sirvió para realzar la democracia, que encarna los principios de ciudadanía y derechos individuales. Fue considerado un modelo, el camino a seguir para una comunidad europea que ahora incluye a 28 países, 24 lenguas oficiales y más de 507.800.000 ciudadanos.

Como sabemos, las leyes del cannabis en la Unión Europea son una zona gris. La política europea está definida generalmente dentro de los marcos de la Convención de Narcóticos de las Naciones Unidas (esta Convención acordó estos marcos en 1961 – ¡hace más de cincuenta años!) Sin embargo, a la práctica, cada Estado aplica su propio marco legal.

Esto resulta en que, lo que es válido para un país no lo es para otro, generando una gran confusión. Hay que añadir el hecho de que 26 de los 28 países miembros son parte también de la Schengen Area, la cual permite la libre circulación de los ciudadanos europeos entre países. Esto sugiere que los derechos de los ciudadanos (tales como los titulares de una cartilla de cannabis médico) deben ser respetados dentro de la Schengen Area, pero muchas veces no se respetan.

El European Monitoring Centre for Drugs and Drug Addiction (EMCDDA) (Centro Europeo de Monitoraje de drogas y adicciones) ha informado de que, “El estatus legal del cannabis para uso privado es una de las cuestiones políticas de más controversia en la Unión Europea.” En un artículo de 2012 alegó que la falta de conciliación de las políticas de los países de la UE genera un “mapa legal heterogéneo” (mientras algunos países son tolerantes respecto al uso del cannabis, otros te encierran por ello).

La República Checa – Arenas Movedizas

Ahora mismo, las leyes europeas sobre cannabis son como arenas movedizas... Centrémonos, por ejemplo, en República Checa: durante muchos años tuvo la reputación de tolerante, su capital Praga, era nombrada frecuentemente como el Ámsterdam del este. Paradise Seeds ha colaborado durante mucho tiempo con la feria Cannafest, que atrae a visitantes de toda Europa.

En 2010, se aplicó una descriminalizadora ley en la República Checa que hizo que la posesión de hasta 15 gramos y el cultivo de hasta 5 plantas dejaran de ser un crimen, mientras que el cannabis medicinal era legalizado en la primavera de 2013. Sin embargo, la situación legal pareció cambiar de la noche a la mañana, la ley descriminalizadora fue revertida en otoño de 2013 y la policía hizo redadas a más de 50 grow shops en noviembre, realizando incautaciones y arrestos.

El canal de noticias checo iDNES comunicó que una persona de 19 años fue arrestado/a por vender semillas y distribuir panfletos con imágenes de plantas en la reciente Marcha Mundial de la Marihuana de Praga. Ahora se enfrenta a 3 años de prisión.

El ejemplo checo es preocupante porque el país ha sido líder del movimiento reformista. También ilustra que, muchas veces, la inconsistencia policial tiene una motivación política. Lo mismo pasó en Reino Unido, donde se desclasificó el cannabis en 2004 (despenalizando su posesión) para volverlo a clasificar en 2009 (en contra de las recomendaciones de sus propios consejeros).

A la vista de los eventos ocurridos en América, ha llegado el momento de que la Unión Europea re-examine la cuestión del cannabis, considere las reformas que eliminen esta confusión (ahorrando muchos millones de euros en control policial) y descriminalice una sección significativa de la ley, respetando a las poblaciones de sus estados miembros.

Iniciativa de los ciudadanos europeos para el cambio de las leyes del cannabis.

En la actualidad, un grupo de ciudadanos se ha propuesto obligar a la UE a re-evaluar su política. Weed Like to Talk emprendió una European Citizens Initiative (ECI) (Iniciativa de Ciudadanos Europeos) en febrero de 2014. Una petición virtual cuyo objetivo es conseguir un millón de firmas, de siete o más países de la UE, en 12 meses.

Según el Artículo 11, párrafo 4 del Tratado de la Unión Europea (TUE), si lo consiguen, la Comisión Europea tendrá que admitir una propuesta legislativa de cambio en la política de la UE. Si esto ocurre, los diseñadores de políticas en Europa se verán obligados a prestar atención.