Si sembraste tus semillas de cannabis en exterior a finales de primavera, entonces ¡el día de la cosecha se acerca! Algo que las personas no cultivadoras suelen obviar a la hora de cultivar cannabis, es que cada fase del cultivo de marihuana en exterior requiere de cierta preparación, planificación, y un buen grado de paciencia para poder sacar el máximo potencial de un cultivo.

El proceso de cosecha no es distinto, y a las “3 Ps” podemos añadir la importancia del timing en lo que respecta a cosechar cannabis en exterior. Sin el control que proporciona un cultivo en interior, estar siempre atento al entorno será un elemento crucial en las últimas semanas que preceden a la cosecha, tal y como señalamos en el artículo del pasado mes LINK 

Si bien la cosecha todavía queda a unas semanas vista, la preparación de la misma ya ha empezado, y deberías estar monitorizando los cogollos de tus plantas de cannabis, en busca de señales de maduración. Los indicadores son los pistilos y tricomas de la planta. Los pistilos (pelitos) de tus cogollos maduros comenzarán a tornarse rojos/marrones, a medida que se acerque el día de la cosecha. Cuando los cogollos exhiban más del 50% de ese color, ya tienes el primer signo de que están listos para su recolección. Sin embargo, la guía más confiable son los tricomas de los cogollos: cuando estos pasen de color transparente a blanco-lechoso, ¡es hora de cortar!

Pasos a seguir para la cosecha de tu cultivo de marihuana en exterior

  1. Realiza tus preparativos. Estos comienzan entre una semana y 10 días antes de la fecha de corte, con la finalización de la aportación de nutrientes y la realización de un lavado de raíces (regar con agua pura sin nutrientes), para así eliminar los restos de fertilizantes y aditivos que puedan contaminar el sabor de tus cogollos. Las plantas cultivadas en exterior directamente en tierra no son tan susceptibles a esto como las de interior, debido a la extensión de superficie que ocupan; sin embargo, el lavado de raíces sigue siendo una buena precaución a tomar. Una vez realizado el lavado de raíces, muchos cultivadores dejarán de regar la planta durante una semana o así, para que sus raíces pueden absorber toda la humedad que queda en el suelo.

  2. Crea tu propio espacio de secado. Una vez cortadas tus plantas de cannabis, estas comenzarán a desprender su deliciosa fragancia, así que ¡prepara tu espacio de secado para esto antes de cortar! Asegúrate de que este es oscuro, cuenta con la ventilación adecuada y la temperatura controlada (alrededor de un 20 - 22° C), y realiza algunas mediciones para el control de olores.

  3. Ten en cuenta tu agenda. Exacto, estás observando tu planta en busca de signos de maduración, pero la cosecha también tiene que corresponderse con tu agenda. ¡Este es un proceso largo, y siempre es buena idea tener en cuenta todas las variables! ¿Qué predicciones hay para el tiempo? ¿Cuáles son tus planes? ¿Tienes algún viaje en mente, invitados en tu casa, algún inquilino previsto o alguna inspección de algún tipo…? A medida que se acerca el momento de la cosecha, necesitarás entre una semana y 10 días para los procesos de cortado y secado, así que evita las interrupciones innecesarias.

  4. Preparando el día de la cosecha. Los cultivadores con experiencia recomiendan que las plantas de cannabis sean cortadas por la mañana, cuando los niveles de THC son los más elevados. Antes de comenzar, prepara tus herramientas: tijeras o tijeras de podar (limpias y afiladas); guantes desechables de látex, nitrilo o vinilo (para que la resina no te deje los dedos pegajosos); papel de periódico (¡muy útil!); y algún producto de limpieza o alcohol etílico para mantener las tijeras esterilizadas y limpias de resina. Si realizas tu manicurado en seco, corta la planta por la base (¡deshazte del sistema radicular ya que solo traerá que problemas de suciedad de tierra!). Si, por el contrario, eres de manicurar tus flores todavía húmedas, corta cada rama una por una, directamente de la planta todavía plantada en el suelo.

  5. La técnica del manicurado o trimming. Debes elegir entre seco o húmedo. El manicurado en húmedo es el método preferido por aquellas personas con espacio limitado, y también es más recomendable si cultivas en un entorno húmedo (i.e. en regiones septentrionales), ya que los cogollos se secarán con más rapidez. Este consiste en eliminar las ramas y manicurar los cogollos inmediatamente para ponerlos a secar (colgar las ramas en hilos de algodón tensados y colocados de forma paralela, es uno de los métodos más populares). El manicurado en seco, por su parte, consiste en cortar toda la planta y colgar las ramas algunos días antes del trimming. Se dice que esto realza el sabor y la potencia, si bien no es cierto que esto haga que la resina resbale a las hojas.

  6. Tips para el manicurado. Así pues, la única cosa en lo que todos coinciden es que este es un proceso que requiere tiempo (y, normalmente, se necesita más del previsto). Así que ¡paciencia! Lo bueno sobre cultivar variedades de Paradise Seeds como Wappa y Delahaze, es que estas han sido criadas con una elevada ratio cáliz/hoja, lo que facilita enormemente el proceso de manicurado. No obstante, hay mucho trabajo por hacer. Es mucho más sencillo manicurar justo después de cosechar, ya que las hojas estarán tiernas todavía. Aunque las pequeñas hojas de azúcar estarán bañadas en cristales, evita la tentación de juntarlas con tus cogollos manicurados ya que, una vez secas, los elementos foliares residuales afectarán al sabor de los mismos.

  7. ¡No sólo cogollos! Es tentador enfocarse en los cogollos, pero el proceso de manicurado aporta otras fuentes de material. Si manicuras sobre una lámina de vidrio o algo similar, podrás recolectar los cristales y tricomas que caigan de los cogollos, y después elaborar un potente hash con estos.

Una vez manicurados tus cogollos, es el momento de la siguiente etapa del proceso de cosecha, tan crucial como cualquier otra en tu cultivo. Síguenos en el artículo del próximo mes para leer algunos consejos sobre el mejor método para secar y curar tus cogollos de cannabis. Hasta entonces, ¡te deseamos una feliz cosecha!