7 cannabis strains that help you with creativity

Para la mayoría de la gente, setiembre es un mes un poco triste, ya que significa la vuelta al cole, la vuelta al trabajo, el final del verano… No obstante, para el cultivador de cannabis en exterior, ¡setiembre es el mes de la floración! La naturaleza seguirá su curso este par de meses, así que el cultivador debe estar preparado para proteger su cultivo de cannabis en exterior. ¡A estas alturas, tu nivel de vigilancia aumentará las oportunidades de conseguir una cosecha récord!

1) ¡Consulta la predicción del tiempo!  

Los meses de otoño pueden traer consigo imprevistos en el tiempo, por esta razón necesitas consultar la predicción del tiempo a largo plazo. Las noches pueden comenzar a ser más frías: llegando incluso a helar antes de tiempo; y pueden darse dramáticas fluctuaciones de la temperatura en general. Las lluvias son también un problema, particularmente en las regiones del norte; y especialmente cuando vienen acompañadas de una caída de la temperatura del aire, que puede propiciar el moho en las plantas de cannabis en exterior. 

2) Protege tus plantas de cannabis de la lluvia

Los cogollos de cannabis son bastante macizos y una lluvia ocasional no les traerá demasiados problemas. No obstante, la lluvia continua, sin duda tendrá un impacto negativo en esa gruesa capa de cristales, e inhibirá el desarrollo de los cogollos. Proteger tu cultivo de cannabis de la lluvia debe ser una prioridad, aunque es más fácil decirlo que hacerlo, sobre todo cuando las plantas son grandes. Esa es la razón por la cual muchos cultivadores de cannabis en exterior optan por un cultivo SCROG, que les permita controlar el crecimiento y la altura de sus plantas).

Obviamente, una mejor protección puede conseguirse con madera, red y láminas de plástico transparente; si bien las estructuras temporales también pueden ser de ayuda: hemos visto gente que construía glorietas, tipis con madera y plástico, ¡incluso paraguas o sombrillas estratégicamente colocados! El truco está en estar preparado para la lluvia y tener tu cobijo listo a tiempo. Desgraciadamente, todavía habrá mucha humedad en el aire, pero toda acción cuenta. 

4) Protege tus plantas de cannabis en exterior del sol y las heladas

En las regiones del sur del mundo, el calor y el sol pueden traer sus propios problemas, en forma de  estrés, el cual se manifiesta en las hojas caídas (con las puntas rizadas), y puede dar lugar a cogollos con forma de cola de zorro. La clave para prevenir que esto suceda, es una buena rutina de riego, manteniendo las raíces frescas y con sombra. En otoño, los días soleados y calurosos a menudo van acompañados de noches frías, y existe el peligro de que hiele. A diferencia de la lluvia, esto es más difícil de predecir. Si sabes que se acerca una helada, cubre tus plantas con vellón para jardinería (una manta de plástico para invernadero también servirá), y asegúrate de quitarla al día siguiente, temprano por la mañana, para evitar que se acumule la condensación en tus plantas.

 

5) ¡Vigila esos cogollos!

A lo largo del proceso de floración, realiza revisiones diarias en tus plantas, e invierte en una lupa de joyero o una lupa normal, para poder acercarte de verdad e inspeccionar esos apetitosos cogollos. La mayoría de plagas y enfermedades atacan cuando la planta se encuentra en su fase vegetativa, y son un problema porque inhiben su crecimiento. En el momento en que la planta florece en exterior, toda esta energía se traslada a la producción de flores. En esta etapa, un pequeño ataque de una plaga tal como la araña roja, por ejemplo, no será fatal, pero impactará en tu producción. Revisar tus cogollos con regularidad te alertará de cualquier problema antes de que se vuelva crítico, y podrás tomar las medidas pertinentes.

 6) ¡Presta atención a los hongos!

El peligro más temido por el cultivador de exterior en esta fase, es el ataque de hongos en sus cogollos (aka botrytis o “moho gris”). Este enemigo es extremadamente discreto y puede pasarse por alto fácilmente, hasta que es demasiado tarde. Un indicador de hongos es cuando las pequeñas hojas que sobresalen de los cogollos adoptan un color gris de repente. A primera vista, pueden parecer una hoja muerta más, pero si miramos más de cerca, podremos apreciar moho gris infectando el cogollo. Consulta nuestra guía para prevenir e identificar hongos en tus cogollos aquí.

7) ¡Que corra el aire!

Podar tu planta durante el estadio de floración puede ser muy beneficioso. Te permitirá crear huecos entre los cogollos, para que el sol de otoño pueda penetrar fácilmente; y deshacerte de algo de follaje también ayudará a ventilar tus plantas, una de las mejores defensas contra los hongos. No obstante, debemos realizar tales técnicas con sumo cuidado, para evitar que la planta se estrese demasiado. Consulta nuestro vídeo Skunkworks de Topshelf Grower, donde este realiza la defoliación y lollipopping en una planta durante la etapa de floración. 

8) Prepara con anticipación la cosecha de tu cultivo exterior de cannabis

Cuando tus flores maduran, la imprevisibilidad del otoño obliga a pensar con anticipación en relación a la nutrición y el riego. Las lluvias de otoño pueden causar problemas, ya que las lluvias continuas y la alta humedad del aire son el escenario ideal para la aparición de oídio y mildiu, por lo que más agua solo aumentará el riesgo. Si en las predicciones meteorológica se anuncian lluvias, el objetivo es reducir la cantidad de agua que les das a tus plantas. En estas circunstancias, es recomendable dejar que el sustrato se seque antes del lavado de raíces final. También es aconsejable planear con anticipación y determinar una fecha estimada de cosecha en tu diario, para así contar con mayor margen a la hora de regar. 

9) ¡Sé pragmático/a!

El cultivo de cannabis en exterior es distinto de un cultivo indoor. No cuentas con el lujo de un ambiente controlado. A veces, las circunstancias obligan a actuar. Si se acerca una semana de lluvias, entonces prepárate para cortar un poco antes, o arriesgarte a perderlo todo por culpa de los hongos. ¡Escucha la planta, utiliza tu instinto, sé pragmático/a!