En Paradise Seeds, a menudo hablamos con personas que están pensando en empezar su primer cultivo de cannabis. Una de las dudas más frecuentes que oímos de la gente es si tienen espacio suficiente para cultivar (o, más bien, para esconder) un armario de cultivo. Así que, este mes, vamos a ver cómo montar un espacio de cultivo de cannabis pequeño y discreto.

Existe un viejo proverbio alemán que dice “el miedo hace que el lobo parezca más grande”, y este es el estado mental en el que se encuentran muchas personas que se inician, ¡a la hora de sumergirse en el cultivo de cannabis! Ya conoces la sensación: esa que llega a altas horas de la noche, cuando la mente se acelera imaginando todo lo que podría ir mal. Cuando hablamos de “miedo cannábico”, habitualmente aparecen los SWAT aterrizando en la azotea, ¡y tú con las esposas puestas, en ropa interior, desfilando fuera de la casa mientras todo el vecindario observa…!

Para superar este miedo, ¿Por qué no empezar a cultivar en un espacio de cultivo pequeño y discreto? ¡Es la mejor manera de empezar con el cultivo mientras nos olvidamos de esta amenaza! Si lo hacemos bien, este método puede generar además una sorprendente ratio producción/espacio. La clave para cultivar en espacios reducidos, dependiendo de las medidas del espacio de cultivo y empleando material adaptado, es un estado mental distinto al tradicional armario de cultivo de cannabis. 

Cuáles son las ventajas de cultivar cannabis en espacios pequeños

Espacio es la respuesta obvia. A menos que tengas un desván donde esconderlo, ¡incluso el armario de cultivo más pequeño (de dimensiones 1m x 1m x 2m) parece grande, una vez montado y colocado en un pequeño dormitorio! Sin embargo, una ventaja igual de significativa es el elemento de la “discreción”. Ya sea en un pequeño apartamento, en una habitación de una casa compartida, o en el hogar familiar, a veces las circunstancias de la vida exigen un acercamiento más creativo al cultivo de cannabis.

¿Cuál es la mejor manera de cultivar cannabis en espacios pequeños?

El principal problema que encaran los cultivadores a la hora de plantar en espacios tan limitados, es la tendencia natural de una planta de cannabis a ir en busca de la luz. En consecuencia, este tipo de cultivo necesita tener algo de visión de futuro y control constante. Enfocarse en una o dos plantas y mantener un buen control es la mejor forma de obtener grandes resultados. Un consejo habitual entre cultivadores con experiencia en espacios pequeños es: adelantarse a cada movimiento de la planta, en cada fase de su ciclo de vida. 

Esto quiere decir reprimir el impulso natural de dejar las plantas crecer un poco más, antes de pasarlas a floración. Y también significa ser algo cruel con el entrenamiento durante la etapa vegetativa: eliminar las hojas grandes que dan sombra, y que no dejan que la luz llegue a todos los cogollos; y seleccionar las ramas para centrarse en el crecimiento, mientras nos deshacemos de esas pequeñas ramas insignificantes (otro consejo top: ¡siempre puedes ser más cruel de lo que piensas en el entrenamiento y la poda!). Muchos cultivadores emplean técnicas de entrenamiento tales como el LST o el SCROG para maximizar la cobertura de un área limitada.

¿Qué materiales necesitas para cultivar en espacios pequeños?

Cultivar en un espacio pequeño requiere el uso de luces LED. A diferencia de las HPS, estas no producen calor por lo que: a) no quemarás tus plantas; b) ¡ni te arriesgarás a incendiar tu casa! Uno de los grandes desarrollos de la industria del cultivo, las LEDs proporcionan opciones de cultivo impensables pocos años atrás. Dada su versatilidad, se pueden encontrar en un sinfín de formas y tamaños, y son perfectas para un espacio de cultivo de cannabis pequeño y discreto. 

La industria del cultivo de cannabis nunca deja de innovar, y también existen algunas opciones DIY para el cultivo en espacios reducidos. Un mini armario de cultivo es, probablemente, la opción más barata (el tamaño habitual es de aproximadamente 60 cm x 60 cm x 120 cm). Sin embargo, si no eres muy manitas, existen opciones para construirte tu espacio de cultivo pequeño y escondido utilizando muebles de toda la vida, que tienes por casa; incluso un simple cubo de basura puede ser transformado en un espacio de cultivo, (¡bienvenid@ al maravilloso mundo de los space buckets!). Te recomendamos que veas el trabajo de los colaboradores de Paradise Seeds, Super Green Lab, en este increíble vídeo de cultivo Ninja. Podrás comprobar como una simple cabina de baño del Ikea puede ser transformada en un espacio de cultivo reducido, con capacidad para producir hasta 50 g de cannabis. 

¿Cuáles son las mejores plantas de cannabis para cultivar en espacios pequeños?
No existe ninguna regla de oro. Cualquier planta de cannabis puede recibir entrenamiento. Sin embargo, las variedades Sativa, por su naturaleza genética, se estirarán más hacia la luz y se requiere ser proactivo para frenarlas. Dado su patrón de crecimiento achaparrado y fuerte, una variedad Índica como pueden ser Ice Cream, Californian Gold o El Dorado OG, te ahorrará tal problema.

Como alternativa, una autofloreciente productiva como pueden ser Auto Kong 4 o Auto Wappa es una buena apuesta para cultivar en espacios reducidos. La genética limitará la altura de la planta, y en términos de dificultad en el cultivo, ¡Una auto es lo más fácil que existe! 

¡Sé creatv@!


En Paradise, algo que hemos aprendido a lo largo de los años es que ¡las grandes cosas a menudo vienen envueltas en paquetes pequeños! Cuando hablamos de autocultivo, la calidad es a menudo más apreciada que la cantidad y, por lo tanto, encontrar una solución a largo plazo para un cultivo que satisfaga las necesidades de autoconsumo, no tiene por qué ser una solución estándar. Utilizar tu imaginación y ser original con tu espacio de cultivo no es solo práctico ¡también abre una puerta a un mundo totalmente nuevo de diversión clandestina!