Your Cart
 Google-reviews
Shipping Fast & Discreet shipping | Quality Finest Quality | Service Excellent service

Semillas & Consejos de Cultivo


Frequently Asked Questions

  • Plantas semillas de cannabis… ¡y cosechas plantas de cannabis! En su entorno natural (exterior), las plantas empezarán a cogollar cuando las horas de luz y oscuridad cambien, a medida que las estaciones pasan de verano a otoño. Con lo cual la floración ocurre entre setiembre y noviembre, en el hemisferio norte. En un entorno artificial (sala de cultivo), cómo utilicemos la iluminación determinará los estadios de crecimiento (vegetativo) y floración (cogollos). Normalmente, se utilizan 18 horas de luz / 6 horas de oscuridad para el estadio vegetativo, de 2 a 4 semanas; antes de cambiar el temporizador a 12 horas de luz/ 12 horas de oscuridad, para la floración. Las descripciones de variedades profesionales, aportan detalles de los tiempos de cultivo esperados, y una guía de cuando cosechar.

    La excepción a la regla son las plantas autoflorecientes, que florecen automáticamente a los 60 – 75 días de ser plantadas. La razón de este comportamiento “auto”, es la presencia de genes de cannabis ruderalis. Esta planta de cannabis bajita y rolliza crece silvestre en el Círculo Ártico, y ha adaptado su comportamiento para vivir con 24 horas de luz en verano. Aprovechando estos genes, los criadores de cannabis han desarrollado una planta que es pequeña en estatura, y de floración rápida, sin necesidad de un estricto programa de horas de luz/oscuridad.

  • ¡NUNCA! Durante las primeras fases de crecimiento de una planta de cannabis, igual que con cualquier otra planta, la naturaleza hará su trabajo. Desde la semilla hasta la plántula, la planta es delicada y no necesita nutrientes extra, más allá de aquellos que absorbe de un sustrato fértil. Cuando la planta se ha instalado, y está experimentando un crecimiento rápido durante la etapa vegetativa, es el momento de introducir los nutrientes (que seguiremos añadiendo durante la etapa de floración). Existen muchos productos de nutrientes en el mercado, y un buen fabricante proporcionará una guía de la dosificación y la frecuencia de aplicación, para los distintos estadios de desarrollo de la planta.

  • Si cuentas con un cultivo de interior, ya sea en una habitación o un armario de cultivo, puedes cultivar tus semillas todo el año. Si cultivas en exterior, entonces depende de en qué parte del mundo te encuentres (las guías de semillas de cannabis, normalmente hacen referencia a latitudes regionales). Cada región, así como las condiciones climáticas, darán lugar a unas condiciones ambientales distintas, y presentarán desafíos distintos al cultivador. Por regla general, las semillas de cannabis se plantan fuera en mayo, y se cosechan entre setiembre y finales de octubre, en el hemisferio norte (en el hemisferio sur, las semillas de cannabis se plantan en setiembre y se cosechan en marzo). Paradise Seeds cuenta con guías completas para cultivar en el hemisferio norte y el hemisferio sur.

    ¡Las plantas de cannabis son especialmente versátiles! Durante miles de años han crecido silvestres en partes de Asia, África y Suramérica. Las semillas de cannabis feminizadas recompensarán al cultivador de cannabis actual con una cosecha abundante, en la mayor parte de regiones del mundo. Si se cultiva en interior, incluso el espacio más pequeño puede ser convertido en un espacio de cultivo decente; y también existe un gran número de armarios de cultivo en el mercado, de todos los tamaños y precios. Para aquellos cultivadores con limitaciones de espacio, existen variedades concretas de cannabis, cortas en altura por naturaleza; y, por su parte, las variedades autoflorecientes se adaptan a los espacios más pequeños.

  • No. Las semillas de cannabis necesitan oscuridad para germinar. Los cultivadores de cannabis deben seguir el curso de la naturaleza, incluso si son semillas germinadas artificialmente. Es bien sabido que, si se planta una semilla en la tierra, hay que cubrirla antes de que comience a crecer; así que es importante aprender esta lección y adaptar este principio a los métodos de germinación descritos arriba.

  • Si colocas tus semillas de cannabis en un vaso de agua para su germinación, ¡a veces flotan, y a veces no! Así que, no te preocupes si se hunden, no se van a ahogar. No obstante, la raíz primaria de las semillas no germinadas corre el riesgo de pudrirse; por eso, deberás quitarlas del agua a las 36h. Por esta misma razón también, si empleamos el método del papel de wáter, es importante que el papel esté húmedo y no sumergido en agua. Sigue siempre la regla de Ricitos de Oro: no demasiado mojado, no demasiado seco, ¡sólo húmedo!

  • Para germinar las semillas de cannabis y empezar a cultivar, no necesitas equipo especializado, ¡a parte de una maceta para plantas, y una ventana o balcón soleados! Sin embargo, si quieres cultivar cannabis en interior, entonces el proceso de cultivo necesita un mínimo equipo básico. Un cultivador novel necesita un espacio de cultivo (puedes transformar un armario normal, o comprar un armario de cultivo), luz/luces (HPS o LED, averigua cual es la mejor opción para tu espacio), y un temporizador, un extractor y un filtro de carbono para eliminar los olores; un ventilador para la circulación de aire dentro del espacio, un medio de cultivo (tierra, p. ej.), macetas y bandejas (para recoger el agua de drenaje).

  • La mayor parte de variedades que se venden hoy en día, es en forma de semillas de cannabis feminizadas. Las semillas de cannabis feminizadas se produjeron por primera vez a principios de los 2000, y rápidamente ganaron popularidad entre los cultivadores de cannabis. Una hornada de semillas de cannabis regulares puede contener plantas macho y hembra, por lo que el cultivador tendrá que “sexar” las plantas y deshacerse de los machos, con tal de que no polinicen a las hembras (lo cual las forzaría a producir semillas en lugar de flores/cogollos). Con las semillas feminizadas, todas las semillas darán lugar a plantas hembra, las cuales producirán solo flores.

  • Para esta pregunta, ¡no existe una respuesta! Una manera mejor de formular la pregunta es ¿Qué clase de cannabis quiero cultivar? Quienes buscan un efecto energético/estimulante, escogerán una variedad Sativa; mientras que las personas que quieran un efecto más relajante/pesado, preferirán una Índica. La mayoría de nuevos cultivadores también buscan una variedad fácil de cultivar, que perdone los errores del cultivador y le recompense con una cosecha abundante, como en el caso de Wappa o Durga Mata.

    Sea cual sea la semilla de cannabis que elijas, asegúrate siempre de que la adquieres de un proveedor confiable. Un banco de semillas de larga reputación, como es Paradise Seeds, produce sus variedades mediante un programa de breeding propio. Esto garantiza semillas de cannabis con ratios de germinación elevadas (en el caso de Paradise Seeds, esta es más o menos del 95%), y genéticas estables (que darán lugar a plantas tal y como se anuncian). Como con todo, pagas un poco más, pero a cambio recibes una garantía de calidad.

  • Sí, la tenemos. Cada variedad de cannabis es distinta, y puede presentar características distintas en su patrón de crecimiento. Para ayudarte a sacar el máximo potencial de tu variedad Paradise Seeds, hemos preparado una infografía práctica aquí.

  • Tu entorno y en qué parte del mundo vives son factores a tener en cuenta, a la hora de elegir la mejor manera de cultivar tus plantas de cannabis en exterior. Con el agua suficiente e, idealmente, algo de sombra para prevenir el sobrecalentamiento, la mayor parte de las variedades prosperarán en condiciones soleadas como en regiones del mediterráneo, por ejemplo. Si cultivas en una región más fría o húmeda, entonces necesitarás pensártelo un poco más a la hora de escoger las variedades.

    Si buscas una guía básica para el cultivo de cannabis en exterior en tu región, consulta nuestros consejos de cultivo para: 

    Regiones del norte
    Regiones del sur

  • En exterior, si tu espacio de cultivo es pequeño, las plantas autoflorecientes son una excelente opción dada su forma compacta y baja estatura. La forma más fácil de cultivar cannabis en interior es con un armario de cultivo. No obstante, si tienes limitaciones de espacio ¡existen opciones para cultivar hasta en el espacio más reducido! Para darte una idea de cuán fácil es transformar un espacio pequeño en un discreto cultivo de cannabis, consulta nuestro blog aquí.

  • Existen dos métodos probados para germinar con éxito semillas de cannabis:

    Prepara un plato pequeño y coloca una servilleta debajo (¡papel de wáter es perfecto!). Humedécela con agua (sin que quede empapada), y coloca la semilla encima.

    Paradise Seeds – Cannabis Seed Germination from Paradise Seeds on Vimeo.

    Sobre la semilla, pon otra capa de papel y mójalo. Ahora deja el plato en un lugar cálido y oscuro, y asegúrate de que la servilleta se mantenga húmeda. Tus semillas deberían germinar en 1-4 días.

    Introduce tus semillas de cannabis en un vaso con agua (no utilices nunca agua clorada), y colócalo en un lugar cálido y oscuro durante un período de hasta 36 horas (si no han germinado en ese tiempo, prueba con el método de la servilleta).

    Para ambos métodos, es importante fijarse en la temperatura. Si esta es demasiado fría, podría frenar la germinación de tus semillas de cannabis.

  • Paradise Seeds posee una excelente reputación por sus altos porcentajes de germinación (95%).

  • Consérvalas en un lugar fresco, seco y oscuro, en su paquete original o en un recipiente hermético.

    Una nevera es el ambiente ideal para su mantenimiento. Almacenadas correctamente, tus semillas se conservarán de 2 a 5 años.

  • ¡A algunas personas solo les gusta el cannabis por su atractivo aspecto! Las autoflorecientes pueden ser unas plantas de interior muy exóticas. Lee todo al respecto aquí.