Shopping Cart
Fast & Discreet shipping

Envío rápido y discreto

| Finest Quality

La mejor calidad

| Excellent service

Excelente servicio

SPIDER MITES BLOG COVER 1200X628 SPANISH | Paradise Seeds

Infestamos una planta con araña roja…

Araña roja infección

De todas las plagas del cannabis, existe una que posee el poder de infundir temor en el corazón de cualquier cultivador de cannabis: esta es la araña roja (aka Tetranychus urticae, two spotted mite o red spider mite en inglés). Este bicho diminuto, demasiado pequeño para ser visto sin la ayuda de una lupa, posee una temible reputación por devastar cultivos de cannabis.

La mayoría de artículos que leerás sobre la araña roja se centran en los tratamientos para su eliminación. Lo que tienen en común todos estos artículos es la advertencia de que, a menos que se trate la infestación, destruirá ese cultivo de cannabis que has estado cuidando con tanto amor. ¡Este artículo es distinto, promovimos intencionalmente una infestación de araña roja en una planta de cannabis para ver qué ocurría!

El experimento

En una habitación de cultivo indoor de cannabis perfectamente sellada, las plantas son vulnerables a cualquier plaga que penetre en su interior; y sí, nuestro consejo es que te asustes si tu cultivo de cannabis de interior está infestado de araña roja… No obstante, este experimento puede serte útil si cultivas en exterior, en invernadero o politúnel.

 

Fase 1: La Pregunta

El objetivo de este experimento era ver si, con un poco de ayuda, la naturaleza equilibraría la situación. Después de todo, en la naturaleza plagas y depredadores conviven uno al lado del otro, y el depredador de un organismo puede ser la comida de otro. Nuestra pregunta no era: “¿causará la araña roja algún daño a la planta?” (¡por supuesto que sí!) sino, más bien: “¿Cuánto daño causará la araña roja a la planta de cannabis?”

 

Fase 2: Preparación

A mediados de verano, cuando aumenta la sequedad del ambiente, la araña roja suele ser un problema para los cultivadores de marihuana de exterior. Esto ocurre particularmente en invernaderos y politúneles, donde la humedad se desvanece rápidamente con el calor del verano. La otra cuestión a tener en cuenta con estos cultivos es que las poblaciones de araña roja suelen cavarse una casa subterránea, donde invernarán y reemergerán al año siguiente para procrear, reproducirse y darse un festín con los frutos de la nueva temporada.  

Este fue el caso de nuestro lugar de ensayo, un pequeño politúnel con un problema recurrente de araña roja. El suelo era ligeramente ácido (con sulfato de hierro añadido para reducir el pH) fertilizado con estiércol y algas marinas. Durante el cultivo, lo nutrimos con Biobizz (Grow, Bloom y Top Max), así como extractos de té de compost en el estadio vegetativo. Los altos niveles de nitrógeno han sido asociados con la aparición de plagas, si bien en este caso la población de araña roja era autóctona del entorno, además de una variable conocida.

Plantamos dos variedades directamente a la tierra: L.A. Amnesia y Spoetnik #1, a una distancia de 1-2 metros entre ellas. Estas plantas crecieron durante dos meses y medio antes de la llegada de los visitantes no deseados (a finales de julio), con un incremento de manchas blancas en las hojas de abanico más grandes.

*En este punto, merece la pena observar que, si bien el objetivo del experimento no era poner a prueba la resistencia de las plantas, las arañas rojas evitaron completamente a L.A. Amnesia y decidieron hacer de Spoetnik su casa de verano…

Fase 3: Paquete de ayudas

Depredadores: en Paradise Seeds somos muy fans del empleo de soluciones de control biológico de plagas para el cultivo exterior de cannabis. Uno de los remedios sin toxicidad recomendados para las infestaciones de araña roja en plantas de cannabis es el uso de depredadores como Phytoseiulus persimilis (que se dará un festín con las poblaciones de araña roja presentes) o Amblyseius californicus y Amblyseius andersoni (el cual podemos introducir anticipándonos al ataque, ya que pueden sobrevivir sin comida durante un tiempo). Por consiguiente, se añadieron a la planta individuos de Phytoseiulus persimilis, en un intento de crear cierto equilibrio natural.

Humedad: las arañas rojas se desarrollan bien en condiciones de calor, pero no tan bien cuando hay humedad, así que rociar bien tus plantas cada día con un pulverizador ayudará a conservar la humedad, así como una atmósfera hostil para esta plaga. Cuando las plantas comenzaron a florecer a finales de agosto, se rebajó el nivel de pulverizaciones por miedo a promover hongos en los cogollos.

 

Fase 4: Observación

No mentimos cuando decimos que el experimento consistió básicamente en observar cómo las arañas rojas se ensañaban con una hermosa planta de cannabis, y hubo diversos momentos en los que se cuestionó el juicio del experimento… Sin embargo, y a pesar del gran daño foliar sufrido, Spoetnik produjo cogollos todavía más impresionantes de lo que se esperaba.

 

 

Fase 5: Equilibrio

A principios de octubre, a medida que la planta se acercaba a la cosecha, el daño causado por la araña roja comenzó a disminuir. Seguramente como resultado del descenso de las temperaturas (a temperaturas inferiores a 25º la araña roja no se reproduce) y un aumento de la humedad en el aire típica del otoño, o tal vez fue un indicador de que los depredadores estaban ganando ventaja. Independientemente de ello, el daño nunca llegó al punto fatal de no retorno (ninguna red de telarañas a gran escala a la vista) y, de hecho, las hojas interiores se habían librado del golpe recibido por las hojas de abanico exteriores.

 

Fase 6: Un poco de ayuda

Dos semanas antes de la cosecha, se procedió a podar la planta para eliminar las hojas más infectadas.

 

Fase 7: La cosecha

Una vez cosechados, manicuramos los cogollos en seco para eliminar las hojas y los colgamos, probando la teoría de que, cuando no hay planta viva o materia foliar para devorar, no hay razón para que la araña roja permanezca. En este caso… punto probado. A pesar de todo el estrés de vivir una infestación de araña roja, los cogollos de la planta Spoetnik estaban increíblemente saludables y la producción final fue sorprendentemente buena: 81 gramos.

 

¿Qué demuestra este experimento? Que las arañas rojas se pirran por las plantas de cannabis (ninguna sorpresa) y causan daño (ninguna sorpresa). A pesar de todo, con un poquito de ayuda la naturaleza puede crear un equilibrio, en exteriores al menos.

Por lo que la moraleja de la historia es que el control de plagas consiste, tal vez, más en un camino para explorar que en seguir una ruta prescrita de erradicación por «tierra quemada». Sí, es un acto de fe, pero si tienes un problema de plagas recurrente, a veces es bueno pensar de forma distinta.

Deja una respuesta

Related post