Looking through hemp Cuando se trata de semillas de cannabis, estamos orgullosos de hablar sobre variedades de Paradise Seeds con elevados porcentajes de THC y CBD. Sin embargo, vamos a hablar de una planta de cannabis milagrosa con tan solo un 0,2-0,3% de THC.

No, no nos hemos vuelto locos en Paradise Seeds... ¡Estamos hablando del cáñamo, por supuesto!

Mientras que las semillas de cannabis se cultivan para que produzcan jugosos cogollos y el resto de la planta son desechos. En la producción de cáñamo, las partes vegetativas de la planta se dejan secar con el propósito de eliminar la pectina de la planta y separar las fibras para su extracción (un proceso conocido como enriado). La semilla de esta variedad de la planta de cannabis también se usa para hacer aceite de cáñamo.

Hemp Harvesting Junto al creciente debate sobre la moderación de las leyes del cannabis para su uso medicinal y recreativo, también ha crecido la atención en cuanto a los usos industriales del cáñamo. La historia del cáñamo está bien documentada. Se ha usado durante miles de años y, antes de la invención de las fibras sintéticas, era una materia prima vital con muchos usos.

El cáñamo industrial tiene un gran potencial para una gran variedad de usos, incluyendo:

  • Comida
  • Combustible
  • Materiales para la construcción
  • Papel
  • Componentes plásticos

De acuerdo, pues vamos a poner esto en perspectiva con una ilustración:

¡Podrías estar comiendo una galleta de semillas de cáñamo (la cual está envuelta en papel de cáñamo) mientras conduces un cochecoche hecho de fibras de cáñamo (que utiliza combustible de cáñamo) por una carretera construida de extracto de cáñamo!

Una lección de historia rápida – Cáñamo en los Estados Unidos

Hemp Rope De acuerdo, no todo el mundo es un gran fan de la historia, ¡pero debería serlo! La historia nos enseña que nada dura para siempre y que muchas cosas funcionan en ciclos. Lo que, hoy, damos por sentado y consideramos normal puede volverse la historia del mañana.

Por primera vez en muchos años, el movimiento reformista cannábico está dando grandes pasos hacia delante. Lo más sorprendente de todo esto es el papel de los Estados Unidos que está impulsando este cambio (aunque a nivel estatal). Esto es significativo porque la historia de la legislación cannábica en Estados Unidos está mucho más intrincada. Después de todo, es el país que inventó la expresión “La guerra contra las drogas”.

Sin embargo, se da un hecho histórico interesante. Durante el siglo diecisiete, el cáñamo estaba considerado un material tan importante que ¡era ilegal no cultivar cáñamo en Virginia y otros estados americanos!

En los siglos posteriores, había producción de cáñamo en el sector agrícola americano hasta la aprobación del Marihuana Tax Act (Ley de impuestos sobre la marihuana) en 1937 por la administración Roosevelt, generando la regulación que mató el cáñamo industrial definitivamente. Combinado con la propaganda de la “Reefer madness” (“Locura del porro”), dieron comienzo a la era de la prohibición que ha dominado nuestra historia reciente.

Cáñamo industrial – El Futuro

Sin embargo, los defensores del cáñamo se han visto alentados por los recientes acontecimientos que han tenido lugar en Estados Unidos; que sugieren que la historia puede dar la espalda a la prohibición y mirar hacia un futuro en el que el cáñamo, la planta milagrosa, tenga más presencia en nuestras vidas diarias.

Hemp Rope En 2013, se presentó al congreso la Industrial Hemp Farming Act (Ley para el cultivo del cáñamo industrial) fue una de las dos partes de la legislación que otorgaba a los estados de Estados Unidos la autoridad para cultivar y procesar cáñamo, de acuerdo con la ley estatal. A principios de este año, el presidente Obama firmó también un Farm Bill (proyecto de ley agrícola), que incluía una enmienda la cual daba a los estados el poder para legalizar la producción de cáñamo para su uso en la investigación científica.

Muchos observadores consideran este hecho significativo. Enric Steenstra, presidente de Vote Hemp, una organización sin ánimo de lucro que fomenta un mercado libre para el cáñamo, declaró en una publicación de un blog sobre yerba a principios de este año: “Un cambio en la ley federal que permita a las universidades cultivar cáñamo para la investigación científica significa que finalmente podremos recuperar el conocimiento que, desafortunadamente, se ha perdido durante los últimos cincuenta años.”

Actualmente, el mercado del cáñamo industrial en los Estados Unidos está valorado en 500 millones de dólares anuales, pero su potencial de crecimiento es enorme. Con estos cambios legales, y una nueva reputación de “máquina de hacer dinero” en vez de “destruye-hogares”, quizás el comienzo de un nuevo capítulo en la historia del cáñamo está en camino.