Google-reviews

Una historia de la Guerra contra las Drogas

¬ŅLa Guerra contra las Drogas ha terminado?

La Guerra contra las Drogas fue una pol√≠tica de gobierno iniciada por la administraci√≥n del presidente de EE.UU. Richard Nixon en 1971. Esta pol√≠tica interna ha tenido una gran influencia en las actitudes entorno al cannabis durante casi 40 a√Īos, no s√≥lo en EE. UU. sino en todo el mundo. Si bien la Guerra contra las Drogas no ha terminado de manera oficial, su popularidad declin√≥ durante la presidencia de Obama (2009-2017). ¬ŅPor qu√©?

Una historia de la Guerra contra las Drogas: la era Nixon

Antes de responder a esa pregunta, echemos un breve vistazo a la historia de la Guerra contra las Drogas (War On Drugs) y la forma en que esta impactó en el cannabis, pero también el efecto devastador que tuvo en la sociedad estadounidense. Hoy en día, la gente es más cínica de cara a las metáforas y eslóganes utilizados por los políticos para enmarcar sus narrativas (desde la Guerra contra el Terror hasta la menos definida guerra contra el Covid), pero durante la década de 1970 esos mensajes tan contundentes eran muy eficaces.

El presidente Richard Nixon comenz√≥ su campa√Īa de Guerra contra las Drogas en 1971, anunciando al p√ļblico americano que las drogas eran el enemigo n√ļmero uno y los medias r√°pidamente poniendo el foco. Esta pol√≠tica supuso grandes inversiones en medidas de prevenci√≥n y sanciones, as√≠ como la entrada en prisi√≥n para los infractores. Aunque es f√°cil ver una conexi√≥n entre la pol√≠tica de Nixon y la Convenci√≥n √önica sobre Estupefacientes de la ONU de 1961 (que obtuvo una enmienda en 1972), siempre se ha sugerido que hab√≠a fuerzas m√°s ominosas detr√°s de la pol√≠tica.

En 1994, uno de los principales asesores de Nixon en aquella √©poca, John Ehrlichman, revel√≥ en una entrevista que: “La campa√Īa de Nixon en 1968, y m√°s tarde la Casa Blanca de Nixon, ten√≠an dos enemigos: la izquierda antiguerra y los negros. ¬ŅEntiendes lo que quiero decir? Sab√≠amos que no pod√≠amos hacer que fuera ilegal estar en contra de la guerra o ser negro, pero consiguiendo que el p√ļblico asociara a los hippies con la marihuana y a los negros con la hero√≠na, y luego criminalizando fuertemente a ambos, pod√≠amos romper esas comunidades.”

Ciertamente se diferenciaba poco entre las drogas “blandas” como la marihuana y las “duras” como la hero√≠na (al contrario del enfoque adoptado por los Pa√≠ses Bajos en su pol√≠tica sobre el cannabis en la d√©cada de los ‚Äė70); y la Administraci√≥n para el Control de Drogas (DEA) que se estableci√≥ en 1973 aplic√≥ agresivamente la campa√Īa antidrogas en el pa√≠s y en el extranjero.

Guerra contra las Drogas: la era Reagan

Cuando el ex actor de Hollywood Ronald Reagan lleg√≥ a la presidencia, la pol√≠tica de la Guerra contra las Drogas estaba consagrada en la doctrina republicana, pero el nuevo presidente llev√≥ la guerra contra las drogas a un nivel completamente nuevo. Su presidencia coincidi√≥ con una epidemia de crack en las calles de Estados Unidos, si bien en el circo medi√°tico que le sigui√≥ (caracterizado por la campa√Īa Just Say No) los consumidores de marihuana tambi√©n fueron objeto de ataques masivos. Entre 1980 y 1997, el n√ļmero de personas encarceladas por delitos de drogas no violentos en EE.UU. aument√≥ de 50.000 a 400.000, con un porcentaje desproporcionado de afroamericanos.

Fue durante este tiempo que muchos criadores de marihuana de los EE.UU. huyeron de su país y su política draconiana contra el cannabis, encontrando refugio en los Países Bajos. En el proceso iniciaron una revolución intercontinental en la crianza del cannabis, que sentó las bases de la industria moderna de semillas de cannabis.

Con la llegada de Bill Clinton a la Casa Blanca en 1994, se empez√≥ a restar importancia al uso del imaginario de la guerra en relaci√≥n con el debate sobre las drogas. ¬°El presidente dem√≥crata es famoso por afirmar que prob√≥ la marihuana pero que “sin inhalar”! Tambi√©n fue en esta √©poca cuando los activistas pro cannabis de California consiguieron que se suavizaran las leyes sobre la marihuana, a la Proposici√≥n 215 (la Ley de Uso Compasivo). La llegada de George W. Bush en 2001 coincidi√≥ con el atentado de las Torres Gemelas y el lenguaje de la guerra se reutiliz√≥ para un nuevo enemigo: la Guerra contra el Terror.

Guerra contra las Drogas: el dial back del Siglo Veintiuno 

Fue la llegada al poder de otro dem√≥crata en 2009, lo que de verdad hizo que la pol√≠tica y las actitudes hacia el cannabis en los Estados Unidos cambiaran. Cuando se le pregunt√≥ si hab√≠a consumido marihuana, Barack Obama, respondi√≥: “Cuando era un ni√Īo inhalaba… ¬°esa era la idea!”. (una referencia al comentario de Bill Clinton la d√©cada anterior que tanta burla suscit√≥). Obama reconfigur√≥ la narrativa de la “guerra” cambi√°ndola a una de salud p√ļblica, y opt√≥ por una pol√≠tica de ‚Äúmirar hacia otro lado‚ÄĚ cuando los estados comenzaron a legalizar el cannabis, a pesar de que todav√≠a segu√≠a (y sigue) siendo ilegal a nivel federal. El presidente Trump tambi√©n continu√≥ con este enfoque hacia el cannabis cuando asumi√≥ el poder. Al t√©rmino del mandato de Barack Obama, en enero de 2017, 10 estados de Estados Unidos hab√≠an votado a favor del cannabis recreativo, entre ellos Colorado, California y Oreg√≥n.

¬ŅLa Guerra contra las Drogas termin√≥?

Dondequiera que el abuso de sustancias cause destrucción y dolor, existe un problema que la sociedad debe abordar. No obstante, en Norteamérica los días de la Guerra contra las Drogas, cuando se creía que el problema podría ser borrado del mapa, fueron reemplazaros por un acercamiento más pragmático. Es irónico el hecho de que el país que impulsó la prohibición del cannabis en el mundo, por virtud de su dominancia geoestratégica, ha dado forma a la nueva economía del cannabis del siglo Veintiuno. Desgraciadamente para la planta del cannabis y sus consumidores, parece que el resto del mundo sigue lentamente los pasos del creador de la guerra contra las drogas…

Leave a Reply
Shipping Env√≠o r√°pido y discreto |  Quality Calidad superior | Service Excelente servicio